Qué mediación

El amor como eje vertebrador de toda nuestra metodología. Abrir la posibilidad de reconciliar nuestro dolor y ver nuestras luces y posibilidades de cambio. Fomentar un espacio de encuentro, de no juicio, de confianza y apoyo mutuo.

Nos enfrentamos a nuestras máscaras, dialogamos con ellas y nos libramos de las etiquetas sociales que nos han marcado nuestra manera de relacionarnos.

 

 

amor como camino para la libertad y la cohesión grupal.

 

El vínculo y la Pedagogía de la Ternura como pauta de nuestra intervención.

 

Tiempo, presencia y pertenencia como forma de crear una identidad común, desde la diversidad.

La reconciliación con el trauma, desde una mirada restaurativa y con enfoque sistémico. Los conflictos como maestros de nuestro yo íntimo y como vehículo para mi transformación personal.

 

 

 

 

 

 

 

 

> La comprensión hacia la otra persona

 

> La reconciliación como horizonte del proceso interno y relacional

 

 

 

> El cuerpo, el arte, la narración, la investigación, el juego...como formas de crear un nuevo modo de conocimiento colectivo

 

 

 

> Nadie es más que nadie Nadie sabe más que nadie. Crecemos en horizontalidad

 

En las sesiones de Teatro Foro se toma el triángulo dramático (perseguidor, víctima y salvador) y se realiza un paralelismo con los personajes del Teatro del Oprimido (opresor, oprimido y aliado del oprimido). De este modo se supera la dicotomía de vencedores y vencidos para alcanzar una dimensión de co-responsabilización a todos los niveles en la que no se buscan culpables ni venganzas, sino el bien común y la resolución pacífica.

Gracias al despliegue corporal de herramientas de transformación del conflicto, el alumnado desarrolla en los talleres verdaderas estrategias de gestión emocional y es capaz de expresar auténticas alternativas al conflicto que nacen desde el respeto mutuo, el amor y la escucha activa. De este modo, los talleres concluyen con una dimensión psicológica que supera la resolución no violenta del conflicto puntual, ya que las alternativas que se trabajan son también las estrategias de amor para superar el trauma y poder caminar con un mayor empoderamiento en todas las esferas de la vida.

Se propone la aplicación de un programa de Aprendizaje Servicio, que implica a los grupos que viven el proceso formativo en el Plan de Convivencia del centro. Se convierten en agentes mediadorxs, que aplican sus aprendizajes en las intervenciones tanto artísticas (experiencias de teatro foro, teatro encuentro y teatro invisible dentro del centro) como en las mediaciones (superamos la entrevista y generamos un espacio de facilitación desde la educación popular y la psicología de procesos.

 

 

Se dan acciones fuera de los centros educativos, y se favorece el encuentro entre Alumnado Profesorado y Familias para trabajar de forma colectiva.

 

De esta forma la Praxis implica a todo el entormo comunitario del centro, y atraviesa los muros de la escuela para generar espacios de encuentro y mediación en el entorno del barrio y de la casa.